La Promesa del Espíritu Santo

Dios nos elige y llama para dar fruto y que ese fruto permanezca para su gloria. Al llamarnos, nuestra fe está en el poder de Dios. Para transformarnos, habiendo sido todos nosotros conocidos, el alfarero tiene que hacer una obra grande en nosotros. Al inicio de la iglesia, Pedro nos dice en Hechos 2:39: adelante que la promesa del Espíritu Santo es para todos los creyentes, para cuantos el Señor nuestro Dios llamaré.


1 Juan 15:16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

Featured Posts
Posts are coming soon
Stay tuned...
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square